miércoles, 3 de junio de 2009

DISCURSO DE APERTURA CICLO LECTIVO 2007

Sr. Ministro de Gobierno y Justicia, Sr. Jefe de Policía, Sr. Subjefe, Sres. Directores Generales, Sres. Representantes del Poder Legislativo y del Poder Judicial; Sres., delegados del Ejército Prefectura Naval Argentina y Gendarmería Nacional, Sres., Directores, Jefes de Dptos., de Divisiones, Jefes de Comisarías, Oficiales Subalternos, Cadetes, Sras., y Sres.
Es un gran honor recibir en esta Escuela de Policía a estos jóvenes alumnos, que vienen de las filas de suboficiales de la Institución Policial, cargados de ilusiones, de expectativas, de deseos de superación, y por que no de dudas respecto de las dificultades que tendrán que sortear y superar para llegar a la meta: ser Oficial de Policía. El plantel de Oficiales de Seguridad, de Profesionales y de Profesores de las distintas asignaturas, que nos acompañan en esta empresa educativa, haremos todo lo que esté a nuestro alcance para colaborar y ayudarlos a cumplir con esta meta.
Hoy, esta Escuela se está acomodándo a los nuevos cambios y paradigmas que operan en la formación de los futuros policías para la democracia; una prueba de llo es la incorporación de materias como relaciones y Derechos Humanos que se incluyen en la Caja Curricular; asimismo esta nueva concepción de la enseñanza aprendizaje dentro de los centros de formación, común a toda latinoa américa, apunta a mejorar el recurso más importante e inagotable: el conocimiento.
En este sentido, tal como se indica en la Ley Federal de Educación, se están esbozando nuevos diseños de organización del conocimiento de tal manera de encuadrarnos a dichos lineamientos, y seguramente seguiremos avanzando institucionalmente en cuanto a la formación de nuestro más importante recurso, como lo es el Personal Policial, de forma de lograr que nuestros policías tengan capacidad para pensar de forma flexible, con apertura mental, y juicio crítico. Ello permitirá comprender y entender los nuevos desafíos del futuro; desafíos que están ligados necesariamente a las nuevas formas de pensar y resolver los conflictos humanos, llámase faltas, infracciones o delitos.
La Política Educativa de la Institución Policial, direccionado por esta Conducción Superior, hoy inaugura una nueva etapa en su historia, con lo cual estamos de acuerdo y asumimos con toda responsabilidad, poniendo el mayor énfasis en la formación humana y democrática, sin dejar de lado la científica y técnicas de los futuros oficiales. En esa linea se inscribe el cambio en la malla curricular, lo cual incluye una permanente actualizació de los conocimientos y el manejo de los recursos tecnológicos más avanzados.
Otro desafío actual es el de mantener los principios éticos profesionales del personal y acrecentar el acercamiento a la comunidad, ya que sabemos que el éxito de la gestión investigativa depende del talento profesional pero también de la colaboración de los ciudadanos, por lo tanto es necesario crecer en confianza y credibilidad para ser más competentes. Por ello tenemos la obligación de formar oficiales que actúen de manera transparente e irreprochable éticamente. Prepararlos para entender que vivimos en sociedades diversas y plurales, y que la acción policial dege resguardar esa diversidad, sin discriminación ni prejuicios.
Jóvenes Cadetes, a ustedes que están hoy iniciando esta fascinante carrera, que sabemos es esforzada, pero también gratificante por la oportunidad del contacto con la gente, a quienes sirven y protegen, en la búsqueda de una sociedad más armónica, justa, tolerante, pacífica y equitativa; deben ser ejemplo de honestidad y de trato respetuoso e igualmente estricto con cada persona independientemente de su nivel socio-económico, educativo o su influencia.
A partir de ahora comienzan una nueva etapa distinta en sus vidas, asuman con responsabilidad, esfuércense para alcanzar el objetivo y al final de este difícil camino de la preparación y formación tendrán su premio. Nada más. Muchas gracias.

No hay comentarios: